Cuatro formas de estacionar

formas de estacionar repara tu vehiculo

Hoy queremos explicarte cuáles son las cuatro formas de estacionar más habituales. Puede parecer algo obvio pero a veces lo olvidamos y necesitamos refrescar la memoria. Además un reciente estudio de Direct Seguros desvelaba que el 30% de los conductores en España ¡no saben aparcar!

Para comenzar hagamos un repaso. Según la R.A.E. estacionar significa: «Dejar un vehículo detenido y, normalmente, desocupado, en algún lugar». Pero, ¿vale hacerlo de cualquier forma y en cualquier lugar? La respuesta es clara, NO. La acción de estacionar, comúnmente conocida como «aparcar», es una de las maniobras que más cuesta realizar a los conductores. Requiere cierto grado de concentración y esfuerzo. Hay que tener en cuenta que es una maniobra en la que podemos causar daños a nuestro propio vehículo o a otros.

Hemos realizado nuestra propia clasificación sobre los tipos de estacionamiento que podemos realizar normalmente. Éstas son las cuatro formas de estacionar más habituales:

  • En batería: Es una de las comunes. Estacionamos nuestro vehículo en paralelo a otros. Es una operación relativamente sencilla siempre que nuestro vehículo quepa por dimensiones. Pero conlleva cierto riesgo sobre todo en la entrada, por el giro de la dirección, y en la salida porque debemos tener en cuenta a los coches que se aproximen.

aparcamiento bateria

  • En línea: En esta modalidad estacionamos nuestro vehículo uno detrás del otro. La complejidad radica en saber si hay el espacio suficiente como para que nuestro vehículo quepa y dejemos espacio para maniobrar. Aquí aparece la técnica de «aparcamiento al toque» o «de oído», es decir mover nuestro vehículo y pararlo cuando notemos que ha tocado al ya estacionado o bien ha sonado el parachoques. ¡Mucho cuidado con el pedal del acelerador! En este caso también hay que tener en cuenta que debemos dejar un espacio por delante y por detrás para después poder maniobrar bien cuando nos vayamos.

aparcamiento linea

  • En doble fila: Lo vemos de forma habitual en nuestras ciudades y pueblos. Simplemente consiste en dejar estacionado el coche en el carril de circulación, con las luces de emergencia activadas o sin ellas, y largarse por tiempo indefinido. Esta modalidad a veces se convierte en una triple fila, asombroso pero se suele ver. El gran problema de este tipo de estacionamiento radica en que si no estamos atentos podemos generar cierto malestar entre los coches estacionados o entre los que circulan. Cuando oigas pitidos insistentes y quizá algún que otro grito, es tiempo de volver a tu coche. Afortunadamente existen aplicaciones que pueden llega a evitar ese malestar como AparQR que nos permiten ser avisados si nuestro coche molesta.

aparcamiento doble fila

  • “A mi rollo»: En este tipo de estacionamiento es la ley del oeste. Aquí no importa el dónde ni el cómo. Todo vale, las aceras, los jardines, los pasos de cebra, las plazas para discapacitados, los vados, las zonas de carga y descarga… Si eres de los que les importa un pimiento el resto del mundo, este es tu tipo de aparcamiento. Eso sí, a veces donde las dan la toman, y no es de extrañar que la grúa llegue antes que tú al coche. ¡Piénsalo!

aparcamiento acera

Y como conclusión, nos gustaría comentar que quienes estacionan bien o mal son las personas, no los sexos, y por tanto no debemos generalizar en si los hombres o mujeres aparcan mejor o peor.

¿Cuál es tu forma de estacionar más habitual? ¿Sueles respetar las normas?

 

Fotos: Pixabay

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *